Poco más se puede añadir a la ruta recorrida, si ya se ha caminado tras los pasos de Santi, y sus especial sensibilidad de marchar entre la naturaleza. Haciendo una «marcha meditación» en el marco incomparable que brinda la masa arbórea más importante de la Ciudad