Impactos: 14

Nuevamente de la mano de esta incansable  Jabate, ascendemos aguas, del CIdA, hasta donde los pies nos lleven…

Así como este Diente de León, se abre paso entre la hojarasca de otoño, los Jabates nos abrimos camino en la ruta, con la práctica de esta disciplina. Y en amena conversación, sin descuidar la actividad  que nos concurre, se van devorando los kms, sin acuse de cansancio

y la naturaleza nos adorna las riberas, alfombrando con esplendoroso color de su vegetación en el ocaso del año,  Parra virgen

Y en llegando a nuestro punto de vuelta, foto, las ánades con sus camadas otoñales, discurren en las plácidas aguas de un estanque urbano, esperando a los alborozados retoños que en saliendo de la escuela, de seguro vendrán a dar de comer. ¡No saben nada los patos!

Regresando de vuelta cambiada, en la primera pasarela que encontramos y por la margen izquierda dejamos Valdefierro, Casablanca, atrás y por la Isabel la muy católica tomamos senda hacia el parque grande, por la pasarela de madera del Huerva

y por su margen derecha nos acercamos al puente de los Cantautores, y por la  avenida donostiarra al pie del Batallador, que jardines tan preciosos han quedado tras la exposición floral que en Junio se celebró en la Ciudad, y si entre todos respetamos y cuidamos es una alegría a los sentidos 

y ya en el punto de partida nuevamente y ante el auspicio de esta pétrea torre celebramos la tan merecida “teórica”; y que de seguro desconoces su historia, pero eso queda para otro día