Impactos: 86

Una mañana de temperaturas bajas pero sin viento, lo que hace posible salir al camino sin mucha ropa, pero con guantes, debido a la acción de ambas manos en los bastones
Tengo que felicitar encarecidamente a los Jabates concurrentes, no solo por su puntualidad si no por su buena disposición a pasar una mañana en los caminos de mano de un “desconocido”, y a Toñi quien nos ha mostrado los vericuetos de los Galachos, y faunística ribereña, ¡qué bonita era la Garza!, arrepentido de no haberla fotografiado, esperemos que esté el próximo día

En el propio parking, los más expertos, incluidos los recién llegados Ari y JM, han calentado con Santi, y la nueva Jabate Elena ha dado sus primeros pasos de mi mano. 

Y a la hora prevista al camino, comenzando por el de tablas que lleva al observatorio de las aves, donde por la hora estaba vacío 

Ya en el camino nos adentramos hacia el este siguiendo el cauce del Ebro, y a la altura de los galachos del Burgo, nos adentramos entre la maleza, tal como hicimos en la marcha del 19 de junio, sin embargo ha sido tan espesa, que hemos tenido que desandar y retornar el camino

Continuamos hasta el Soto de Bruil donde hemos hecho un receso en sus campas para ver las edificaciones

continuamos dirección la Puebla de Alfindez,  y por el segundo camino a la izquierda, paralelo a la vieja acequia de Pina al punto de salida

y en una dehesa colindante uno de los astados no ha dejado de observarnos al paso, tal vez por los ruidos de los bastones o por el rojo vivo de la chaqueta de una de las Jabates

Sin más pormenores que para para tomar alguna foto, llegamos  a las caballerizas del Palacio de los Marqueses de Ayerbe, que junto al monasterio de San Vicente de Paúl forman los edificios históricos de la finca de la Alfranca

 

 

Dónde en su bar se ha celebrado al teórica oportuna, las risas de siempre y las charlas que siempre ayudan a socializar