Impactos: 13

A la hora convenida iniciamos una ruta conocida, pero reconvertida por la intrépida Toñi, la más avezada de los caminos, de más de tres continentes; en el punto de encuentro
Y sin más dilación nos dirigimos a buen a marcha hacia Valdegurriana, alcanzando tramos por encima de los 6 km/h; hay que tener en cuenta que la App no descuenta los parones que han sido varios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ya a partir de este punto es Toñi quién toma las riendas de la marcha y marca sendas que no he andado antes, entre fincas, acequias, y torres eléctricas con su eternos moradores las cigüeñas

Como no podía ser de otra manera, entres bromas, risas y buena armonía, los km van cayendo como  naipes al viento, y tras una parada breve para engullir una fruta y beber agua retomamos la senda de regreso al CIdA

Finalmente llegamos al principio, descubriendo la nuevas generaciones del ánades del Canal, contamos la pollada de dos parejas reproductoras distintas, esperando que esos bravos polluelos lleguen a adultos, y no ser engullidos por predadores

Solo resta la ingesta de buenos electrolitos en forma de cebada licuada y esas tapas que en Don Papa convierten en arte