Impactos: 10

Con este noble patronazgo nos  echamos al camino a descubrirle a nuestra compañera los rincones de la clásica del martes y retorno de la del jueves

La ruta hasta Valdeguriana es suficientemente conocida y solo añadir que  hemos descubierto porque está el CIdA con tan poco agua, unas obras a la altura de Parque Venecia, que cruzan el cauce es motivo sobrado para ello

Continuamos por la margen derecha, manteniendo ávida conversación al ser solo dos y nos adentramos en el mundo de la poesía, el romanticismo decimonónico,  sus autores y las consecuencias sociales de los nacionalismos incipientes,  de la Europa pre bélica del siglo XX

Llegamos al bosque de pináceas, antes de las esclusas, y las labores de poda y recuperación de los daños de los pinos tras las nevadas

en la imagen podemos ver la quietud de las aguas del CIdA

Más teniendo en cuenta que el sol, desde su trono en el este, ilumina y hace reflejos de luz en el agua  

 

Ya en el puente de los “suspiros”, ha subido esta Jabate a pedir el suyo 

En llegando a las esclusas, y por la manifiesta inquietud, por los gatos le mostramos la colonia felina que en su día nos mostró Toñi

 

 

 

Regresamos circunvalando Valdegurriana por su “alto” y por el camino forestal que llega a la colonia de “pinares del canal”

 


y siguiendo las pistas terminamos al final del, ya  transitado camino de Arraez, y por el, a la carretera que separa el Parque del Puerto Venecia. Alcanzando el barranco  de la “muerte”

Ya solo restaba alcanzar el Velódromo, Paseo del Duque de Alba, Puente sobre la Z30, bajada a las “Ocas”, al mirador de aves del Huerva, y por su margen derecha al puente de los Cantautores, subimos los jardines del parque José Antonio, has la fuente luminosa, y por el CidA, al punto de salida, o casi, ya que la teórica ha sido en el “Mordisco”

Nos hemos prometido una marcha mañanera aguas arriba, cualquier día de la semana próxima

y como resumen decir que el día ha sido un regalo, ahora cierro los tinteros, y empaco las plumillas,  porque ya estamos saliendo a la fuente luminosa para la marcha vespertina