Impactos: 18

Aunque había bruma en el ambiente fue una mañana muy agradable para marchar

En buena compañía, y por estos parajes que enamoran por la diversidad de fauna y flora, y más en esta época otoñal que los tonos ocres dibujan pinceladas bucólicas al suelo y vegetación

Partimos desde el parking más inmediato a la Torre del Agua, junto al edificio de Aramón, y tomando a la izquierda bordeamos junto al Ebro el campo de golf.

Encontrando los sotos tapizados de esta bella alfombra otoñal

Pasamos bajo el puente de la NII, al encuentro del camino de ranillas, y pasada la “playa de Juslibol” tomamos un camino hacia  la localidad confluyendo en ella a la altura de la iglesia

Donde pudimos contemplar al “inquilino” de la torre de la iglesia, que atentamente nos miraba desde su atalaya

Regresamos por la GR 99, en este tramo nuevamente camino de Ranillas a la ribera, pudiendo contempla como la propia naturaleza juega con lso patrones del “ikebana” con más soltura que sus creadores

Nuevamente en le parque lo circunvalamos para regresar por otro camino al punto de partida