Aunque sea una elevación de 130 metros es muy llevadera, y al final del recorrido el descenso es así mismo muy gratificante

La sorpresa ha sido tomar el camino a la izquierda a la altura del cementerio y descubrir el velódromo totalmente iluminado entre los kilómetros 6 y 7